Aquí está la primera preboda de la temporada!

Y además empiezo por todo lo alto, ya que se trata de una pareja divertida, entrañable y encima los dos son muy guapos ¿qué más puede pedirse?

El día de la sesión estuvimos hablando por teléfono casi cada hora, ya que la amenaza de lluvia era muy seria y en el lugar elegido no teníamos dónde resguardarnos en caso de que diluviara. Finalmente nos arriesgamos a salir y tuvimos suerte, ya que no solo no llovió sino que tuvimos un precioso atardecer.

Como ocurre a menudo, surgió la pregunta «¿y qué hacemos?», pero en seguida se olvidaron de la cámara y se relajaron para mostrarse tal y como son: ¡todo corazón!

Chicos, muchas gracias por una tarde genial. Estoy deseando que llegue el día de la boda 😉

Un abrazo!

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *