Cuando pensé que ya no había lugar para el amor,
cuando creí que las ilusiones se desangraban en el momento que morían esperanzas
y yo la enterraba en el olvido…
Fue ahí cuando apareciste tú, cuando despertaste mis sueños dormidos,
bañando mi cuerpo de nuevas fantasías y de juegos jamás vividos.
Llegaste irrumpiendo a mi vida, desestabilizando emociones
desestructurando mis pensamientos derribando la carcaza de mi alma.

 

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *